Las cartas de los niños de Tailandia recogen la nostalgia de las pequeñas cosas