Carta al cirujano musulmán que salvó a los niños tras el atentado en Manchester