Encuentra en su trastero un Caravaggio valorado en 120 millones de euros