Cameron congelará el salario a sus ministros durante los próximos cinco años