California sigue luchando contra uno de los incendios más mortíferos de su historia