Diez días después, California continúa ardiendo sin control