La CIA tenía un programa secreto para eliminar a los líderes de las FARC