La presión de Estados Unidos y Colombia hizo que las FARC negociaran la paz