Bruselas propone un mandato para negociar un nuevo acuerdo con países de África, el Caribe y el Pacífico