Indignados, a cubierto en Bruselas