La compañía aérea British Airways descarta que sufriera un ataque informático