Brigitte Macron, una primera dama atípica