La desconexión entre la UE y Reino Unido se prevé complicada