La cumbre más tensa de la UE deja claro que no hay vuelta atrás con el ‘brexit’