Breivik esperaba que su manifiesto sirviera de inspiración para sus seguidores