Breivik, obsesión por el culto al cuerpo