Cuenta atrás para Brasil 2014 y sus calles, al rojo vivo