Disturbios y detenciones continúan en Brasil a menos de un mes para el Mundial