Bobby, un hombre de 70 años, la última víctima de la brutalidad policial en EEUU