Bo Xilai, condenado a cadena perpetua por corrupción, abuso de poder y sobornos