Berlusconi propone un gobierno de concentración presidido por Bersani