Un abeto gigante impidió que el camión de Berlín continuara su trayectoria