Un accidente de avioneta deja cinco muertos, tres de ellos niños, y cierra el aeropuerto de Charleroi