Un yihadista condenado en Bélgica y huido a Siria, presunto cerebro de los atentados