Ni Clinton, ni Trump, ni siquiera Obama: ironía para todos en su 'última cena'