El presidente Barack Obama acudirá a la vigilia interconfesional por las víctimas de la masacre de Connecticut