Obama reconoce que ninguna ley parará "actos de violencia sin sentido"