Obama defiende entre lágrimas sus medidas sobre control de armas