Aznar posa con el retrato que le ha pintado George W. Bush