Polémica por unas fotografías de un militar posando junto al cadáver de un talibán