Un policía australiano fríe un huevo en el capó del coche patrulla