Una española que vivió los atentados desde el Saint Denis narra lo ocurrido