Las bombas de Boston, detonadas con mandos de coches de juguete