El ministro de Asuntos Exteriores argelino asegura que con el asalto "se evitó una verdadera catástrofe"