Un menor sobrevive tras clavarse un arpón en el cráneo