Las armas empleadas en la masacre de California fueron adquiridas de forma legal