Aprovechan las inundaciones de París para hacer esquí acuático