Merkel señala al terrorismo islamista como "la prueba más difícil" de Alemania en 2016