Merkel busca presionar a quienes no quieren cuotas obligatorias de refugiados