El único debate entre Merkel y su rival socialdemócrata no deja un ganador claro