Angela Merkel y su victoria más amarga