Ángela Merkel cierra la campaña electoral entre silbidos y abucheos