AI denuncia el "fracaso moral catastrófico" de los países ricos en la gestión de los refugiados