La deforestación de la Amazonía alcanza los 5.800 kilómetros cuadrados