Tsipras celebra la victoria mientras Bruselas le recuerda sus compromisos