El Gobierno de Tsipras supera una cuestión de confianza