Sobreviven dos meses perdidos en Siberia comiéndose el cadáver de su amigo