Los últimos bombardeos acaban con los últimos hospitales operativos en Alepo