Alemania aboga por presionar a los países que rechazan las cuotas de refugiados