Alemania, Italia y Francia abogan por un reparto "justo" de los refugiados